¿Es la frecuencia en email marketing un factor determinante?

Publicado por Mailrelay en octubre 28, 2013

Frecuencia en email marketing

Recientemente leía en Puromarketing un artículo que indicaba «Las empresas que abusan del email marketing terminarán siendo invisibles«, personalmente no comparto este titular al 100%, pero si una frase que aparece en dicho artículo:

«De hecho, la tercera razón que más alegan (un 26% de los encuestados por Kentico) es precisamente que el correo no contenía nada de interés para ellos«.

Creo que la única causa que afecta y que induce a nuestros suscriptores a darse de baja es sin duda la calidad del contenido enviado, y no la frecuencia con que se envía. Al fin y al cabo ¿Quien se cansa de que le envíen cosas interesante y útiles? Obviamente no soportamos que cada día nos envíen promociones de venta de productos, oferta de artículos, viajes u otros, dado que hay un límite a lo que podemos consumir ¿O acaso no es así?

frecuencia-email-marketing-1

Empresas como:

Groupon
– Groupalia
– Letsbonus

Envían un email diario con las últimas ofertas y novedades, un email diario ¿Parece mucho no? Y sin embargo tiene que ser así, pues el tipo de producto y promoción que realizan requiere de enviar newsletters a diario para conseguir el mayor número de ventas posible. En este caso lo que está claro es que los usuarios saben que recibirán un email cada día, eso sí, la variedad y la novedad juegan aquí un papel muy importante. Hay que tener en cuenta que muchos suscriptores querrán ver esta newsletter simplemente por curiosidad, por ver los nuevos productos, incluso aunque en realidad no piensen comprar.

Pero este es solo un ejemplo, otro ejemplo sería…

La campaña de recaudación de fondos para la campaña política de Obama, en esta campaña se enviaron infinidad de newsletters, y aún así los suscriptores no se daban de baja, incluso aunque el contenido en más de una ocasión era de escasa calidad o no ofrecía ninguna novedad ¿Cómo es posible «atormentar» a los suscriptores de ese modo? ¿Enviarles emails sin parar y que aún así no se den de baja?

Muy fácil, esas personas de hecho quieren recibir esos emails, desde el momento en el que quieren recibir todos y cada uno de esos emails, no se darán de baja por más que se les envíe.

¿Quiere eso decir que podemos hacer lo mismo y enviar newsletters diarias? Francamente, yo no te lo recomiendo, pues es bastante improbable que productos o causas normales consigan ese nivel de tolerancia. Es simplemente un ejemplo para ilustrar que el problema no es la frecuencia sin mayor análisis, sino un conjunto de variables, como calidad del contenido, implicación de nuestros suscriptores con nuestra marca o productos, estacionalidad etc.

Un ejemplo de lo contrario …

Lo vemos en «The New Inbox«, en dicho libro el autor pone el ejemplo siguiente, durante siete días recibió «el mismo» newsletter, en el que cambiaba únicamente el asunto:

– A $100 Gift Certificate to Shop Our Fall Collection.
– Save $100 on Every $500 You Spend. Limited time.
– Save $100 on Every $500 You Spend. Includes Sale.
– Save $100 on Every $500 You Spend. In Store and Online.
– Save $100 on Every $500 You Spend. Only 2 days left.
– Last Day to Save $100 on Every $500 You Spend.
– Extended 1 day Only: Save $100 on Every $500 You Spend

Sencillamente demasiado, todos los días durante siete días recibiendo lo mismo, cambiando el asunto, puede resultar pesado para cualquiera. Algo aceptable hubiera sido enviar el primer email y el que indica que solo quedan dos días, o incluso que solo queda un día. Esto hubiese sido menos pesado para los suscriptores y hubiera conseguido una visualización con un primer envío, y con el segundo para quien no lo hubiese visto o terminar de convencer a esos suscriptores que si que lo hubiesen visto anteriormente.

Un frecuencia de envío de newsletter como la del ejemplo puede ser demasiado para nuestra lista, no pienses que por el hecho de haberse suscrito tus receptores están dispuestos a recibir todos tus emails, no funciona así.

Piensa que cada vez que envías una newsletter…

Tienes que aportarle algo de interés a tus suscriptores, como decíamos antes, el problema no es la frecuencia de envío en sí, sino lo que estás enviando. Lo que tus suscriptores no aguantarán será que les envíes varios emails que no les interesan y no les aportan nada.

Miralo de este modo:

Cada suscriptor puede soportar recibir un número determinado de emails de bajo interés.

Cada vez que les envías algo y no les interesa, es un paso más hacía el momento en el que se darán de baja. Cada suscriptor es diferente y aguantará más o menos dependiendo de lo involucrado que esté con tu marca o productos. Seguidores tan involucrados como los de la campaña de Obama simplemente no existen para el resto de nosotros, así que antes de enviar una newsletter, piensa bien si realmente aportas algo de valor o no.

Sigue el ejemplo de Zappos.com

frecuencia-email-marketing-2

Antes de iniciar la campaña navideña, en la cual tenían planificado enviar un volumen de emails mayor del habitual, decidieron como primera medida avisar a sus suscriptores, enviándoles un email donde indicaban la nueva frecuencia, a partir de que fechas iba a dar comienzo y cuanto duraría.

Seguidamente se le daba al suscriptor la opción de «darse de baja» durante dicho periodo y reanudar la recepción de newsletters, con la frecuencia usual, tras pasar dicho periodo. E incluso recibir un único email durante el tiempo que durase la campaña.

La parte más importante quizá sea el propio aviso en sí, donde se explicaba a los suscriptores que era algo que no iba a ser de ese modo para siempre y los motivos del incremento de envíos. Esta transparencia es vital para que los suscriptores sepan lo que está pasando y como ves demuestra que una campaña de email marketing requiere de una planificación y tener en cuenta todas las posibilidades. Sobre todo pensar en el suscriptor que va a recibir nuestra publicidad.

Resumiendo …

Al final todo depende de tu producto y tu público, no hagas caso de estadísticas vacías y evalúa que es lo mejor  en tu caso, para tu envío masivo de mail. De que sirve que una estadística te diga que has de enviar una newsletter semanal, si resulta que solo puedes enviar contenidos útiles una vez al mes.

En definitiva estos artículos son de utilidad en el sentido de ayudarnos a pensar en nuestro caso concreto, pero no debemos cogerlos como pautas a seguir ciegamente, pues nuestro público, nuestros suscriptores, podrían ser totalmente diferentes a los del estudio realizado.

Y en tu caso ¿Qué frecuencia de envío te funciona mejor en tu correo masivo?




No regalamos nada por tu suscripción

Fue una decisión que tuvimos que tomar en su día. Gastar dinero en crear un lead magnet, o invertir ese dinero en mejores contenidos para nuestros suscriptores.

A la larga está claro que estamos invirtiendo una cantidad de dinero considerablemente mayor que si nos hubiéramos conformado con crear un ebook o descargable similar.

Sin embargo, creemos que para nuestros lectores es más útil disponer de contenidos de calidad, que de un descargable que casi nadie lee en realidad.

Publicamos contenidos de pago una vez por semana.

Sí, los contenidos que publicamos son muchas veces de pago, y te los hacemos llegar por nuestra newsletter. También publicamos posts invitados, pero no los solemos enviar a la newsletter a no ser que sean de excepcional calidad.

Queremos que como suscriptor nuestro te llegue solo contenido de gran calidad.

Sabemos que no te sobra el tiempo así que para no perderte ninguno de estos contenidos de pago (que a ti te llegarán sin coste alguno) suscríbete a nuestra newsletter aquí:

Comentarios

  1. Alejandra

    Yo sí comulgo con el titular de PuroMarketing, por una simple cuestión lingüística que creo que aclara las cosas «Las empresas que ABUSAN…», creo que esta palabra coincide con lo que exponéis en este artículo. Dicho abuso depende siempre de las circunstancias concretas de cada empresa, del tipo de audiencia y del ritmo de contenido que podemos generar y que pueden digerir. Totalmente de acuerdo con lo de «no hacer caso de estadísticas vacías». Los estudios, bechmarks y estadísticas no deben ser más que una referencia, pero no debemos de tomar decisiones basándonos en ellos únicamente, sino contrastándolo con nuestros propios datos. Muchas veces se comete el error de tirar de estos datos ajenos olvidándonos de realizar un análisis profundo de datos reales de nuestra propia situación, mucho más cercanos y útiles.
    Buen artículo, un saludo.

    28/10/2013 - 16:22:22 Publicar una respuesta
    • Mailrelay

      ¡Muchas gracias por dejarnos tu comentario Alejandra! Totalmente de acuerdo contigo en que siempre es mejor contrastar nuestros datos que fijarnos en estadísticas ajenas 🙂

      28/10/2013 - 17:35:51 Publicar una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Menu Title