Crear cuenta Mailrelay Crear cuenta Mailrelay Crear cuenta Mailrelay

¿Cuál es el precio ideal? (emprender desde 0)

Publicado por Celia en mayo 19, 2016

El precio ideal (emprender desde 0)

¿Cuál podría ser el precio ideal para mis productos y servicios? En la anterior entrada de “Emprende desde Cero” hablamos sobre la importancia de crear una cartera de productos escalable y bien definida.

Cartera que cubra cada una de las etapas de aprendizaje de tu cliente ideal para fidelizarlo y ofrecer soluciones específicas a cada uno de sus problemas.

A raíz de lo aprendido hasta ahora, surge una duda muy común a la que todo emprendedor se ha enfrentado durante los primeros meses:

¿Qué precio pongo a mis productos y servicios?

No hay una fórmula secreta aplicable por igual a todos los proyectos, pero sí unas pautas básicas que pueden servirte de guía a la hora de calcular el precio ideal que asignas a cada producto o servicio.

Pero, como siempre, vamos a empezar por el principio, porque hay algunos puntos muy importantes que siempre debes tener en cuenta antes de comenzar a valorar el precio ideal de tus soluciones especializadas.

EL TIEMPO INVERTIDO:

Las horas que has dedicado a crear tu producto o servicio. Muy importante, ya que no es lo mismo dar forma a un programa de mentoría con una duración de 3 meses que maquetar un ebook de 50 páginas.

Este aspecto es también aplicable a los productos físicos o talleres presenciales. Una artesana no tarda lo mismo en crear un producto en serie que uno personalizado, como tampoco en dar un taller online que presencial.

No es necesario que controles el tiempo al segundo con un cronómetro, pero sí que hagas una estimación aproximada de lo que has invertido en tu producto o servicio a valorar.

EL GRADO DE ESPECIALIZACIÓN:

Tu nivel de profesionalidad. Y aquí no me refiero a esos maravillosos títulos que luces orgullosa en tu despacho o taller, sino a cuánto has invertido en formarte y especializarte en tu nicho y el grado de conocimiento que ofreces a tus alumnos, si te dedicas a la formación online.

No puedes cobrar lo mismo por un ebook de formación básica que por un taller avanzado dónde ofreces tu conocimiento más especializado sobre el tema que has decidido desarrollar.

Cuánto más alto sea tu nivel de especialización y más desarrollada sea tu solución, más altos serán tus precios.

EL NIVEL DE ASISTENCIA QUE OFRECES:

Este aspecto es aplicable sobre todo a la formación online. El tiempo que inviertes en resolver dudas y consultas de tus alumnos de forma individual y personalizada también tiene un valor que suma al precio final de tu producto o servicio.

Siguiendo con los ejemplos anteriores, no puedes cobrar lo mismo por un ebook dónde ofreces una asistencia de 30 días para resolver dudas tras finalizar el proceso de compra, que por un servicio de mentoria individual dónde das acceso a tus alumnos a un grupo privado de trabajo, sesiones individuales y seguimiento personalizado.

Como ves, en el precio final influyen tres factores fundamentales: tiempo dedicado a la producción del producto o servicio – tu grado de especialización y conocimientos sobre el tema – la atención que ofreces a tus clientes o alumnos después de la compra.

¿Y cómo valoro estos tres puntos?

Solo tú sabes cuánto vale el tiempo que dedicas a cada uno de los tres puntos anteriores. Y solo cuándo aprendas a valorarte de forma correcta, conseguirás trabajar en armonía contigo misma y sin quemarte por el exceso de trabajo y los precios bajos.

PRODUCCIÓN:

Si te dedicas a la producción de materiales artesanos, debes incluir en tus gastos el material que utilizas para realizar tus obras, además del tiempo invertido.

Tampoco puedes olvidarte de los gastos de envío, el packaging, el margen que quieres obtener de cada venta…

Te recomiendo echar un vistazo a esta entrada que te ayudará a fijar el valor real de tus productos:

¿Cómo calcular el precio ideal de tus productos? ⇒ Sencillo y con excel de regalo

Es una de las más completas que he encontrado y la tabla de excell que ofrecen para hacer tus cuentas es aplicable también a los servicios online.

ESPECIALIZACIÓN:

Voy a ponerte mi ejemplo, para que lo entiendas mejor. Yo me dedico al diseño web, estoy especializada en blogger y hace poco me formé para diseñar en WordPress utilizando la plantilla DIVI como base.

DIVI es una plantilla PREMIUM de Elegant Themes por la que yo he pagado, es de calidad, sencilla e intuitiva para personas que quieren olvidarse de tocar códigos y desean maquetar sus entradas por un sistema de módulos.

Me he formado en ambas plataformas, me manejo bien en ellas y puedo ofrecer mi servicios de diseño para ambas a un precio alto porque mi solución es efectiva y funciona.

¿Qué pasa si me consultan sobre un Diseño para WordPress utilizando Génesis? He realizado un curso para diseño web en Génesis pero no estoy especializada en esa plataforma ni la controlo a nivel avanzado, como sí sucede en las anteriores.

Resultado: mi precio sería más bajo, ya que mi solución no es tan especializada, aunque el tiempo invertido sea el mínimo, el nivel de especialización afecta de manera negativa al precio final de mi servicio.

ATENCIÓN:

Seguimos con mi ejemplo. Mis mentorías especializadas para emprendedoras incluyen una sesión de 60 minutos por videoconferecia. Durante esos 60 minutos yo no hago otra cosa, solo hablar con una persona.

Es un servicio 1 to 1, dónde solo atiendo a un cliente durante una hora de mi tiempo. Teniendo en cuenta el tiempo dedicado y mi nivel de especialización, el precio de cada sesión de 60 minutos oscila los 50€.

Sin embargo, las sesiones grupales fin de curso, dónde el tiempo es el mismo pero atiendo a varios clientes a la vez, el precio final por hora es inferior, ya que soluciono varias dudas de diferentes personas durante la misma sesión.

Mi tiempo y especialización es la misma, pero el nivel de atención individual hace que el precio sea más bajo ya que no son sesiones personalizadas 1 to 1.

Como te comentaba, el precio ideal de cada proyecto es diferente y no hay una fórmula exacta que te diga cuánto tienes que cobrar por cada uno de tus productos o servicios. Pero teniendo en cuenta estos tres factores y a base de probar diferentes precios, encontrarás el ideal para tu solución gracias a tu experiencia.

¿Y cómo sabrás que es el ideal? Porque trabajarás feliz y motivada, sin estrés ni agobios por sentir que tu tiempo, especialización y atención no se valora.

Empezar es complicado, pero te animo a investigar a las webs de tu competencia directa, analizar su cartera de productos o servicios, anotar qué ofrecen, cómo lo ofrecen y por cuánto lo ofrecen, para hacerte una idea aproximada de la escala de precios en que se mueve tu sector.

Es cierto que cuándo empiezas tus precios son más asequibles para recopilar testimonios de clientes y trabajos que incluir en tu portafolio, pero pasados los primeros meses es recomendable revisarlos y adaptarlos al nivel de la solución que ofreces.

Además, si eres freelance y lo que vendes son tus servicios, te vendrá de maravilla la estupenda calculadora freelance creada por Laura Lopez, de Lauralofer.com.

Puedes verla aquí: www.calculadorafreelance.com

Lo interesante es que el precio final tiene en cuenta aspectos muy importantes que a veces dejamos de lado:

► Días de vacaciones. Porque todo no va a ser trabajar a destajo ¿verdad?

► Tu propio sueldo. Porque si cobras solo para cubrir gastos… mal empezamos.

► Bajas por enfermedad. Que los autónomos también enfermamos. Doy fe. Y trabajar en esas condiciones no es nada bueno ya que los resultados obtenidos no tienen igual calidad.

► Tiempo invertido en resolución de dudas y atención al cliente. Porque aunque eso no lo cobres, tiene su coste. Y si no cierras la venta, es dinero que estás perdiendo.

Tus gastos mensuales fijos: el dominio web, las plataformas de pago que utilizas para hacer crecer tu negocio, las facturas de Internet, luz,… Todo suma al precio final.

► ¡Y los beneficios por venta que quieres obtener! Porque todos vamos a jubilarnos algún día, puede venir un mes malo… Y necesitamos tener ese colchoncito por si acaso ¿verdad?

¿Cuál podría ser el precio ideal para mis productos y servicios?

Como hemos hablado desde el principio, el precio final es orientativo, solo con la práctica y la experiencia, calculando el tiempo productivo que inviertes en cada proceso de tu ciclo de producción y ventas, encontrarás ese precio ideal que te haga sentir orgullosa y valorada.

Y tranquila, ¡no espantarás clientes!

Atraerás a tu verdadero cliente ideal, el que de verdad necesita esa solución que ofreces y está dispuesto a pagar lo que pides para obtenerla.

¿Te imaginas no tener que regatear nunca más? ¡Pues es posible!

¿Cuál podría ser el precio ideal para mis productos y servicios?

¿Quieres guardar esta información? Entonces, descarga en PDF una infografía con un resumen del post ¡Aquí!

Suscríbete al blog y recibe los mejores contenidos semana a semana:







Acepto la política de privacidad.



Comentarios

  1. Santiago

    Buen artículo para aquellos que ofrecen un servicio que puede ser difícil de tasar.
    Sobre todo también hay que fijarse un poco en la competencia para ver la diferencia entre lo que has pensado y lo que ofrecen los demás (Teniendo en cuenta las similitudes de prestacion de servicios)
    Por último, nunca infravalorar tus servicios.

    19/05/2016 - 17:06:41 Publicar una respuesta
    • Celia

      ¡Hola, Santiago!
      Tu última observación es muy importante. Posicionarte como especialista en tu nicho te permitirá ofrecer más valor a un precio más alto, aquel con el que te sientas cómodo trabajando.
      ¡Muchas gracias por tu aportación!

      08/06/2016 - 10:57:56 Publicar una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Menu Title