Crear cuenta Mailrelay Crear cuenta Mailrelay Crear cuenta Mailrelay

Naming: Cómo denominar a tu marca o producto

Publicado por Teresa Alba en mayo 23, 2018

naming

Todos sabemos lo importante que es un nombre. Seguro que más de una vez has leído algún artículo sobre nombres curiosos de diferentes personas. Nombres que parecen una broma al conocer los apellidos que le acompañan, o que son casi imposibles de pronunciar.

Si tiene esa importancia para las personas, ¿cómo no va a ser importante el naming para las empresas? Seguro que no necesitas pensar más de cinco minutos para que se te venga a la cabeza alguna marca cuyo nombre es totalmente desacertado.

O, todavía peor, ¿cuántas marcas has olvidado al poco tiempo de conocerlas? Eso es consecuencia de nombres sin gancho, difíciles de recordar.

“El proceso de lo que conocemos como “Naming” persigue el objetivo de buscar ese nombre o esa palabra que va a representar tu negocio, tan básico para el desarrollo de una marca.”

Y es que, cambiar la marca es muy costoso económicamente hablando… ¿cuánto material tienes con tu marca impresa en él? No sólo esto, también lo es en términos de tiempo, porque los usuarios tardan en asumir los cambios y se requiere de un periodo de adaptación en el que ambos nombres (el antiguo y el nuevo) conviven.

Si quieres evitar tener que pasar por todo esto, te animo a que leas y releas este artículo en el que veremos:

  1. Qué es y qué aporta el naming a una empresa, marca o producto.
  2. También qué elementos influyen en la representación de una marca.
  3. Cuáles son los aspectos que caracterizan a un buen naming, qué tipos hay y cuáles son las mejores técnicas de inspiración para la creación de nombres.

¡Envía hasta 75.000 emails gratis!

¿Qué es y por qué es tan importante el Naming?

Vamos a empezar definiendo qué es el naming o proceso de creación de nombres para empresas o productos, ya que es el elemento principal de cualquier identidad corporativa.

“El Naming hace referencia tanto al proceso como al resultado de buscar un nombre que represente una marca, empresa, producto o servicio. Se trata de la identidad verbal de ese elemento que necesita ser representado.”

Cada usuario va a tener sus propias impresiones sobre el naming elegido. Lo valorarán en base a sus experiencias vitales, sus expectativas, su uso del vocabulario, etc.

Sin embargo, hay que tratar de buscar el mejor nombre para una empresa o producto y, así, poder alcanzar ampliamente a un público objetivo masivo, de manera que no se limiten las posibilidades de una futura diversificación.

Piensa que crear un buen naming va a ayudar a tu negocio en diferentes aspectos:

  1. Brinda acceso a la “short-list”: Este es el objetivo de todas las empresas respecto a los usuarios, estar en su memoria cuando necesiten uno de tus productos o servicios.
  2. Impulsa a los consumidores en el proceso de decisión de compra: Una buena marca es aquella que atrae a los usuarios a convertirse en clientes (y no al revés).
  3. Brinda a un negocio o empresa oportunidades de diversificarse: Un buen naming permite que un negocio llegue hasta donde quiera, dando la oportunidad de ampliarse bajo el mismo paraguas de la identidad verbal.
  4. Genera cierta impresión positiva: Tanto frente al público como sobre inversores y competidores, se transmiten las fortalezas propias de la marca.
  5. Influye sobre la productividad: Con un buen nombre de empresa se puede crear una comunidad interna que influya en la productividad del equipo interno o de los empleados.

marca

¿Qué otros elementos de branding caracterizan a las marcas?

Hemos empezado hablando de los nombres y de su relación con las marcas, pero no es el único elemento que las representa.

Normalmente, el nombre de una empresa lo encontramos siempre escrito de manera determinada, ¿verdad? Claro, estoy hablando del logotipo.

La representación de una marca o producto se hace a través de varios elementos que deben trabajar de manera conjunta para lograr hacerse un hueco en la mente del usuario.

► Naming o nombre

El primer elemento es, efectivamente, el naming o nombre. Éste, debe funcionar en todos los planos posibles (visual, sonoro e incluso escrito). Es decir, puede que sea fácil de identificar al leerlo, pero… ¿alguien sabe escribir correctamente Yves Saint Laurent o Häagen-Dazs sin pensarlo al menos dos veces?

A la hora de pensar en un nombre de marca, hay que barajar una serie de preguntas que harán que sea más o menos reconocible:

  1. ¿Es fácil de recordar?
  2. ¿Los clientes sabrán pronunciarlo?
  3. ¿Se puede leer y escribir con facilidad?

Además de estos aspectos relacionados más con la gramática, la ortografía y la lingüística, hay otras características que también debes valorar a la hora de ponerte en marcha con la creación de tu nombre de marca o empresa:

  1. Piensa en el público al que te diriges y si hay palabras que puedan crear confusión: Aunque trabajes en español, si vas a vender en otros países que también hablen este idioma debes asegurarte de conocer bien los usos del lenguaje.
  2. Considera contar con un asesor que pueda orientarte sobre las posibles connotaciones negativas: Una palabra que en España consideramos completamente normal, puede que tenga otros significados en otros países (en los que quizás también actúes).

¿Has pensado en cómo funciona el naming de tu marca para el tipo de producto o servicio que ofreces? A veces, una buena idea para una marca no funciona bien con un producto, ya que puede llevar a confusión o producir rechazo en los consumidores; pensemos, por ejemplo, en el gel íntimo Chilly.

► Logotipo y otras simbologías

Como ya te he mencionado anteriormente, para representar la identidad verbal o naming de una marca, hay que desarrollar un logotipo o cualquiera de sus diferentes variantes (imagotipo, isotipo, isologo…).

Sea cual sea tu elección, la imagen debe ir acorde con el valor principal que quieres representar en tu empresa o en sus productos.

Por ejemplo, a nadie se le ocurriría poner un logotipo con llamas para un enjuague bucodental, ¿verdad? Si quieres transmitir que su sabor es fuerte o que limpia en profundidad, utilizarás la menta o el frío. Cualquier concepto más adecuado para temas relacionados con la salud bucodental.

“Si eliges un diseño de identidad corporativa que no trabaje en la misma dirección que el naming u otros elementos de branding, es muy probable que cause rechazo.”

► Eslogan

Se trata ni más ni menos que del mensaje principal de tu marca. La frase con la que quieres atraer a los usuarios y convertirles en clientes de tu empresa.

Por lo tanto, debes hablar en pocas palabras de tu principal característica o ventaja. Es decir, tu eslogan debería responder a la pregunta “¿por qué los usuarios deberían consumir mis productos o servicios?”.

Aunque puedas enfocarlo de diferentes maneras, el resultado siempre dará respuesta a esa pregunta. Aquí te dejo algunas tipologías:

  1. Descriptivo: Eslóganes que hablan directamente de una cualidad de tu marca (“The free encyclopedia” de Wikipedia)
  2. Emocional: Apela a los sentimientos del usuario y suele asociarse a productos aspiracionales (“Destapa la felicidad” de Coca Cola)
  3. Directos: Hablan sin tapujos del productos o servicio que se ofrece (“Queremos ser tu banco” de Banco Santander).

► Fuentes y colores

Las fuentes y colores que utilices para diseñar tu logotipo también deben trabajar, igual que el naming, para representar los valores de tu marca y de tus productos.

De nada sirve que busques un nombre que transmita calma y paz, si luego diseñas una imagen en colores rojos o naranjas. Por eso, es necesario buscar las herramientas que ayuden a que el mensaje se pueda percibir en todos los elementos de branding.

Por ejemplo, si se trata de una marca que vende productos, también se debe tener en cuenta el diseño de packaging. Piensa que es el envoltorio de tu producto, y lo que van a ver los usuarios en el punto de venta, por lo que debe ser característico y fácilmente identificable (al mismo tiempo que representar lo que hay dentro).

branding

¿Cómo crear el mejor Naming para tu marca?

Lograr un buen naming no es tarea fácil, pero ya has visto que tiene mucha repercusión en todo tipo de negocios, así como en su identidad corporativa.

A la hora de iniciar este proceso, hemos visto la importancia de considerar diferentes aspectos como; la coherencia con los valores o filosofía de negocio, evitar denominaciones con connotaciones negativas, etc…

Pasando a la práctica, quiero dar paso a una breve guía de consejos y técnicas con la que ayudarte en la creación del nombre perfecto para tu empresa, marca o producto.

► Características de un buen nombre de marca o producto

Lo primero que debes comprender son las características que hacen de un nombre de marca o producto todo un acierto:

  1. Son legibles y pronunciables: Lo he comentado antes pero aquí te hago especial hincapié, ya que el nombre debe funcionar en todos los planos.
  2. Son recordables: Si queremos entrar en la “short-list”, los usuarios tienen que poder recordar el nombre de tu marca fácilmente.
  3. Son perdurables: No deben seguir modas pasajeras, sino ser válidos para esa marca hoy y dentro de 100 años. Eso no quiere decir que no vayas a evolucionar (puede que tengas que hacer algún un cambio en el futuro), pero esto no debe venir determinado por un nombre con fecha de caducidad.
  4. Son sencillos y entendibles: Hay que evitar que produzcan confusiones con otras palabras o, peor, con otras marcas.
  5. Son atractivos: Los nombres deben tener personalidad propia y destacar de la competencia.

Además de todo esto, no olvides que un buen naming siempre transmite los valores de marca y trabaja en coherencia con el resto de elementos de la misma.

►  Tipos de naming

Igual que hemos visto la clasificación de los tipos de eslóganes, el nombre o naming también puede ser de diferentes tipos.

En función de lo que quieras transmitir con tu marca, deberás trabajar una tipología u otra. Tenemos nombres:

  1. Descriptivos: Es el tipo de naming que describe el producto o servicio al que hace referencia. Suelen ser nombres sencillos y fáciles, por ejemplo “Zumosol” hace referencia una bebida que es 100% zumo de frutas.
  2. Emocionales: Como en el caso de los eslóganes, los nombres también apelan a los sentimientos de los usuarios.
  3. Inventados: Palabras que no existen y que de pronto representan a una marca, como por ejemplo “Bershka”.
  4. Asociativos: Se asocian a un sentimiento, a una cualidad o a una propiedad de su producto. Es el caso de la cerveza “Poker”.

► Técnicas de creatividad para inspirarte

A la hora de ponerte manos a la obra con la creación de tu naming, hay diferentes procesos que puedes emplear para conseguir buenos resultados.

Por ejemplo, es interesante comenzar haciendo una lista de todas las características de tu empresa, de los productos, del tipo de trabajo, etc. Intenta resumir cada característica en una única palabra o el mínimo posible.

Después, puedes hacer un brainstorming o lluvia de ideas con todo lo que te sugiere esa característica. Repítelo con todas aquellas que sean importantes para representar a tu negocio.

Por otro lado, puedes contar con la ayuda de personas externas o, mejor aún, de niños. Éstos suelen ver la vida mucho más simplificada que nosotros, por lo que te darán las claves de la esencia de tu proyecto.

También funciona muy bien investigar la raíz de tus productos o de tu negocio. ¿De dónde surge todo?, ¿tiene un pasado en otro país?, ¿hay palabras en otro idioma que se utilicen para representar ese producto? Toda esta información te aportará muy buenas ideas.

Conclusión

Elegir el naming adecuado no es una tarea sencilla. Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta y, a veces, se pueden pasar por alto consideraciones que son muy relevantes.

Sin embargo, hay algunas tendencias hacia las que va este proceso que determinan qué es lo que gusta a los usuarios y lo que funciona.

Basta con fijarse en grandes marcas para darte cuenta de que cada vez más se utilizan nombres sencillos, se busca la mayor expresividad posible, y cada vez se tiene más fijación por todo lo relacionado con la tecnología y la innovación.

Un buen análisis de la competencia te ayudará a ver por qué caminos se trabajan las marcas y qué es lo que gusta y lo que no a tu público objetivo.

¿Cuentas ya con un nombre de marca o tienes en mente lanzar un nuevo producto al mercado?,
¿qué otros consejos darías a quienes nunca se han enfrentado a la creación de un naming?

Teresa Alba

Suscríbete al blog y recibe los mejores contenidos semana a semana:







Acepto la política de privacidad.



Comentarios

  1. Miquel Obrador

    He intentado varias veces crear una cuenta y no recibo el email de activación. En pantalla dice que se ha enviado el correo y no es así. ¿Podeis comprobarlo? Gracias.

    23/05/2018 - 11:08:08 Publicar una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Menu Title