Crear cuenta Mailrelay Crear cuenta Mailrelay Crear cuenta Mailrelay

9 Pasos de la Metodología Lean Startup para innovar en tu empresa

Publicado por Alfonso Prim en noviembre 20, 2018

Aprende a aplicar Lean Startup

En un mundo globalizado que evoluciona a pasos agigantados, la innovación es uno de los pocos caminos sólidos que permiten un grado elevado de supervivencia empresarial.

Por ello, la adaptación a los nuevos requerimientos del mercado actual es clave para que una empresa se mantenga a flote.

No podemos olvidar que hasta hace no mucho, tan solo un 10% de los proyectos empresariales superaban los 3 años de vida.

Pero, ¿cómo es posible que esta cifra sea tan baja? Sencillo. La fórmula tradicional de lanzamiento de un  proyecto tradicional era: tengo una idea de negocio, redacto el plan, pido financiación, construyo el producto o el servicio y lo lanzo.

Es decir, entre la idea y el lanzamiento podían pasar meses e incluso años sin tener contacto con el mercado real.

Esta manera de lanzar un producto o servicio, es cada día menos fiable, dado que el mercado cambia a gran velocidad.

¿Qué podemos hacer?

Evidentemente, es obvio que el modelo tradicional ya no sirve. Un 90% de fracaso es impensable en cualquier otra faceta de nuestra vida.

¿Imaginas un 90% de fracaso escolar? ¿un 90% de paquetes que se pierden al enviarlos por correo? ¿90% de fallos en el ensamblaje de un coche? Es un porcentaje muy elevado desde cualquier punto de vista.

¿Cómo mejoramos este porcentaje?

Hoy en día disponemos de herramientas y metodologías que nos ayudan en este proceso y permiten reducir el riesgo a la hora de lanzar un proyecto innovador al mercado.

Hablo de metodologías como Lean Startup, Design Thinking, metodologías ágiles, etc.

Hay muchas, pero hoy quiero centrarme más concretamente en lean startup, porque es el método en el que tenemos mayor experiencia a la hora de lanzar proyectos y de impartir formación tanto offline como online.

De hecho, todo lo que te voy a contar hoy es una pequeñisima parte de nuestro curso online de Lean Startup.

Así que resulta evidente que si quieres lanzar un proyecto al mercado, hay que adaptarse a las nuevas fórmula y sobre todo salir al mercado cuanto antes. Espero que te ayude.

¡Envía hasta 75.000 emails gratis!

· Qué es la Metodología Lean Startup

Este concepto fue acuñado originariamente por Eric Ries, quien lo adaptó de las teorías japonesas conocidas como Lean Manufacturing, en referencia al lanzamiento de Startups.

La filosofía Lean, principalmente impulsada por la compañía Toyota, implica la eliminación de cualquier desperdicio innecesario en una cadena de producción.

Es decir, se pretenden resaltar las actividades que aportan gran valor, mientras se elimina lo superfluo, así como los gastos innecesarios que son generados.

Por eso, Ries, ingeniero de software, y ya experimentado en el fracaso del método tradicional de los lanzamientos de productos, supo pronto que debía buscar un nuevo enfoque, es decir, era el momento de adaptarse a las nuevas fórmulas, ya que las clásicas habían dejado de ser útiles.

En el proceso, conoció a Steve Blank, quien era especialista en Customer Development, una metodología centrada en el conocimiento profundo del cliente, sus necesidades y problemas.

De esta forma, cualquier producto que se lanzase al mercado, debía dar respuesta a lo que los clientes necesitan.

Así que Ries llegó a la conclusión de que adaptando las metodologías Lean y Customer Development, podía minimizar los riesgos en el lanzamiento de cualquier nuevo servicio o producto.

Así es como nació la Metodología Lean Startup, basada en tres grandes pilares, experimentación, iteración y aprendizaje validado.

Es decir, su objetivo es la reducción de riesgos a través del conocimiento del cliente para que todo el proceso sea mucho más barato, rápido y de valor.

9 pasos para innovar en tu empresa

· 9 pasos para innovar en tu empresa

Una vez hemos definido la metodología, hay una serie de claves que son básicas para innovar y que la jugada salga bien. Vamos a estudiarlas pormenorizadamente para aprender a minimizar riesgos y maximizar beneficios.

► Elige tu línea de mercado

Lo primero que tienes que tener muy claro, por encima de todo, es hacia dónde te diriges. Por eso es importante que encuentres tu línea de mercado, es decir, por qué apostarás.

No es una decisión fácil, porque muchos nichos están sobresaturados, y no siempre es sencillo elegir.

Por eso, una posible clave sería decidir primero hacia dónde no ir. Es decir, busca los sectores que no te interesan, y ve poco a poco reduciendo las posibilidades, de forma deductiva, hasta localizar tu posible oportunidad.

No obstante, hay cuestiones interesantes que puedes hacer para saber si la dirección es correcta. Por ejemplo, ¿qué necesidades tienen tus clientes actuales o potenciales? ¿Qué tal es el usuario de cada sector concreto? ¿Qué barreras vas a encontrar? Las respuestas a estas preguntas, las vamos a encontrar en la siguiente clave. Continuamos.

► Clientes y propuesta de valor

Herramientas como el lienzo de propuesta de valor y early adopters o la entrevista de problema son claves para avanzar en estos primeros pasos de tu idea.

Lo importante en esta primera fase es conocer y caracterizar muy bien a tus clientes, de manera que encuentres ese problema que merece la pena solucionar.

Para ello, debes encontrar a tus early adopters, esos primeros clientes que te ayudarán a desarrollar tu negocio, superar el abismo de los emprendedores y llegar a esa primera mayoría precoz con tu producto o servicio.

De manera, que encontrar a esos primeros early adopters es un paso clave para lanzar cualquier negocio con cierto éxito.

► La propuesta de valor

Una vez conocemos a nuestros primeros clientes o early adopters y cuáles son sus principales problemas podemos pensar y diseñar una solución para solucionarlo. Es el momento de idear la propuesta de valor de nuestro negocio.

La propuesta de valor es un punto clave en cualquier proyecto emprendedor, especialmente cuando llega la hora de comunicarlo a los clientes.

modelo de negocio

► El modelo de negocio

Si ya tenemos el cliente objetivo y la propuesta de valor definidos gracias al lienzo de modelo de negocio podemos plantear de manera ágil el modelo de negocio con los 9 bloques que lo componen.

Es en esos 9 bloques (clientes, propuesta de valor, canales, relación con clientes, ingresos, actividades clave, recursos clave, asociaciones clave y gastos) de donde saldrán las hipótesis de nuestro modelo de negocio.

Seleccionando correctamente estas hipótesis, podremos plantear experimentos para validarlas y con ello conseguir que nuestro modelo de negocio vaya tomando consistencia gracias a testar en el mercado, medir y tomar decisiones.

► La experimentación

La Experimentación es un punto clave en el desarrollo de cualquier negocio. Testar esas hipótesis que hablábamos en el punto anterior es un aspecto clave para desarrollar nuestro producto/servicio.

Gracias a los tests, prototipos, y pruebas de mercado sabremos qué falla en nuestro modelo, podremos pivotar si vemos que vamos en la dirección equivocada y con ello poco a poco convertir todas las hipótesis en hechos.

► Desarrolla el plan

Llegado a este punto quizá necesites financiación que suele ser la razón más habitual para construir un plan de negocio.

Pero hacerlo ahora por una razón como conseguir financiación bancaria puede tener todo el sentido. Primero porque habiendo realizado todos los pasos previos conoces mucho mejor tu mercado y segundo si es un requisito para conseguir esa financiación, tendrás que hacerlo.

En ese plan tendrás que incluir el potencial del proyecto, qué competidores nos vamos a encontrar por el camino, qué valor diferencial real tiene nuestro producto, etc.

¿Seremos capaces de diferenciarnos de la competencia? ¿Damos respuesta a las necesidades del cliente?

Y mucho más. Aquí tienes una guía de cómo construir un plan de negocio basado en el canvas.

Así que, cuanto hemos experimentado, lo implementaremos en el plan, junto con la detección de las tendencias que nos ayuden a innovar, a diferenciar, a identificar oportunidades, a revisar el proyecto como un todo con sentido, a matizar el valor de nuestra propuesta, etc.

Así que es muy importante fijarnos en los patrones, más incluso que en los propios números.

Si sabemos cuál es el valor real y global del proyecto, y en qué beneficia a cada cliente, más fácil resulta estimar el ROI (Retorno de la Inversión).

Ejecución

► Ejecución

Ya ha llegado el momento de ejecutar. Es la ocasión de aprender rápido, de observar cuidadosamente los éxitos y fracasos del plan, y de ser más rápidos que la competencia. Esa es la clave.

Invierte lo que necesitas, cuando lo necesites

Estás construyendo tu modelo de negocio a medida que adquieres conocimientos del mercado. Todo este aprendizaje te lleva a invertir tus recursos de forma sabia, en el momento adecuado y en la cantidad correcta, evitando un gasto inútil en lo superfluo, y focalizando únicamente en aquello que añade valor a la cadena.

Eso sí, ahora, y no antes, es cuando puedes invertir en tu proyecto porque ya tienes mucho conocimiento validado.

Ya has realizado pequeños experimentos gastando los mínimos recursos y aprendiendo el máximo.

Pero a veces, en algunos proyectos llega el momento de invertir, bien en la fabricación de un prototipo a nivel industrial, bien en otro aspecto del negocio. Si has seguido los pasos previos con cuidado y tomando decisiones acertadas, estarás en disposición de afrontar las nuevas inversiones ahora que las probabilidades de éxito son más elevadas.

► La adaptación

Como hemos visto, la adaptación y la innovación son básicas en el mercado actual. Ya hemos comentado la necesidad de aprender más y mejor que la competencia, no solo para sobrevivir, también para triunfar.

Este es un ciclo que ya no cesa. No vale con una inversión inicial, una primera experimentación, un plan correcto o una ejecución fabulosa. Todo es temporal. Hemos de estar constantemente adaptándonos, ya que el mercado es una entidad con vida propia, que evoluciona a velocidades vertiginosas, y es nuestra misión adaptarnos a ellas.

Si eres capaz de adaptarte al entorno, es mucho más probable que triunfes. Piensa en la selección natural de las especies según Charles Darwin. Observa la historia de la humanidad, cómo unas civilizaciones triunfaron sobre otras. Su cultura, su economía, sus sistemas políticos…

En realidad, el mercado es una evolución natural de nosotros mismos. Es humano, hecho por humanos y para humanos. Por eso, quien mejor se adapta, no solo sobrevive, también puede triunfar.

Ya conoces la Metodología Lean Startup, y cómo te puede ayudar a innovar en tu empresa y lograr una mayor adaptación al mercado. Si de verdad quieres tener éxito en tus proyectos, experimenta, conoce el mundo en que te mueves, adáptate a él y triunfa. Ese es el secreto del éxito.

Alfonso Prim

Suscríbete al blog y recibe los mejores contenidos semana a semana:







Acepto la política de privacidad.



Comentarios

  1. #Jerby

    Hola Alfonso

    Tal vez habría que ir pensando mejor en ‘lean marketing’. No toda las nuevas empresas se tienen que plantear como startups.

    Un abrazo

    21/11/2018 - 10:44:38 Publicar una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Menu Title